Sant Carles de la Ràpita y La Foradada


Distancia desde El Rincón Slow, 18 km.

Sant Carles de la Ràpita es un pueblo marinero y uno de los atractivos turísticos de les Terres de l’Ebre. Quizá sus dos principales atractivos son la lonja de pescado y los deportes náuticos que pueden practicarse en la Bahía de los Alfaques: windsurf, vela, ski, kitesurf, wakeboard o, sobre todo, pesca. Si le gusta el submarinismo, en el fondo marino de los Alfaques se hallan de vez en cuando ánforas de la época romana.

Sant Carles tiene una bonita historia y fue fruto de la ilusión de un rey. Carlos III quiso crear en la desembocadura del Ebro una gran ciudad de la música y las artes y que a la vez se convirtiera en el mayor puerto del Mediterráneo. Se diseñaron los planos, se iniciaron las obras y se llegó a construir un canal navegable entre Amposta y el puerto, pero una crisis repentina barrió esta idea megalómana, y de esa gran ilusión real hoy nos queda el pueblo que lleva su nombre: Sant Carles de la Ràpita.

Hay una preciosa excursión que puede hacer partiendo desde Sant Carles: la ascensión a La Foradada, un mirador privilegiado sobre el curso bajo del Ebro y su delta. La Foradada es una roca encaramada en lo alto de una montaña que ha quedado erosionada de tal manera que un gran orificio se convierte en una espectacular ventana desde la que se domina toda la comarca. La Foradada, de tan solo 680 metros, ofrece unas vistas envidiables porque todo el entorno está constituido por tierras bajas. Para llegar a La Foradada hay que partir de Sant Carles de la Ràpita en dirección a la explanada de Cocó de Jordi, distante unos tres kilómetros del núcleo urbano. En Cocó de Jordi se puede dejar el vehículo e iniciar la excursión a pie; calcule entre 2,5 y 3 horas aproximadamente, ida y vuelta. No olvide trepar a la parte más alta del orificio de la Foradada para gozar de una vista más amplia.